Girón, las dos victorias.


Autor: MSc. Miguel Carracedo García.

En la madrugada del 17 de abril de 1961 fuerzas mercenarias entrenadas por el imperialismo yanqui desembarcaron en Bahía de Cochinos, se proponían tomar una cabeza de playa que les permitiera instalar en ella un gobierno provisional y desarrollar desde allí operaciones de desgaste para aparentar la ocurrencia de una guerra civil en Cuba; fabricando así el pretexto que hiciera factible solicitar apoyo de la OEA y la intervención militar del gobierno de los Estados Unidos de América.

Era una fuerza militar considerable, constituida por 1500 hombres, con una flota de guerra de 8 naves artilladas y 7 lanchas de desembarco. Esa flota, sin pertenecer a ningún estado, era en ese momento la más numerosa de Centroamérica y el Caribe. Estaban apoyados por una fuerza aérea de 30 aviones, la cual era también más poderosa que las de todos los países de Centroamérica y el Caribe juntos; disponían de 5 tanques de guerra M41, de morteros de 60 mm, 81 mm y 4,2 pulgadas, cañones sin retroceso de 57 mm y 75 mm y diversos tipos de fusiles y de ametralladoras. Para el transporte, contaban con jeep y camiones artillados; para las comunicaciones con equipos de radio PR-6 y PR-10. Sin embargo, esta poderosa fuerza solo logró sostenerse muy breve tiempo. Las acciones combinadas de las Milicias Nacionales Revolucionarias, la Fuerza Aérea Revolucionaria, la Policía Nacional Revolucionaria y las Fuerzas Armadas Revolucionarias, bajo la dirección personal de nuestro Comandante en Jefe no le dieron un solo momento de tregua y, el 19 de abril a las 17:30 horas, la invasión había sido derrotada. Solo bastaron menos de 72 horas de recio combate para que semejante fuerza invasora sufriera una absoluta derrota. El costo humano para el pueblo cubano fue alto: 176 muertos, 300 heridos y 50 discapacitados entre los combatientes revolucionarios y población civil de la zona.

Pero, la victoria militar fue la primera de las dos grandes victorias de Girón. Es, a partir de ella; por su significación y luego por el hábil manejo que hace Fidel del asunto de los mercenarios apresados que se dio la otra gran victoria, “la inmensa victoria política de Girón”. Por primera vez en la historia una fuerza militar financiada, armada, entrenada y asesorada por los Estados Unidos de América había sido incuestionablemente derrotada; esto era un hecho insólito de una enorme transcendencia política. Transcendencia que aumentó extraordinariamente por la magistral solución que le dio Fidel al problema de los prisioneros, resolviéndolo mediante una demanda de parte de Los Tribunales Revolucionarios al gobierno de los Estados Unidos de América; demanda que ascendía a la cifra de 62 300 000 dólares y, ante la cual, el imperialismo norteamericano se vio obligado a pagar por vez primera en la historia una indemnización de guerra por daños materiales lo que permitió al gobierno cubano cambiar los mercenarios por equipos médicos, medicinas y alimentos para niños; entre estos últimos había compotas, por eso en el habla popular del cubano al referirse a este hecho se utiliza hasta nuestros días la frase “cambiados por compotas”.

Por esas dos grandes victorias, Girón fue, indudablemente, la primera gran derrota del imperialismo yanqui en América.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s