Escuelas de Formación Integral, una oportunidad para el cambio


 Las Tunas.- A la Escuela de Formación Integral Alberto Arcos Luque de la provincia de Las Tunas, llegan niños de todos los municipios desde el primero al noveno grado, y hoy cuenta con una matrícula de 29 alumnos.

Allí realizan actividades correspondientes al proceso correctivo compensatorio, como las sesiones de psicoterapia cuatro veces por semana, que fortalecen con los juegos, los medios de computación, la proyección de documentales, estrategias individuales y diferenciadas que garantizan el tratamiento a las necesidades educativas que presenta cada uno de los estudiantes.

También desarrollan talleres, sobre todo para la adquisición de conocimientos en técnicas básicas agropecuarias, actividad que según los especialistas contribuye a ocupar su tiempo en labores productivas y educativas.

Oportunidad para la reflexión y el cambio

Leiquer tiene 13 años y es uno de los matriculados en la escuela de conducta del territorio. Él quiere ser boxeador o reguetonero, y a pesar de los errores cometidos en el pasado, hoy se esfuerza para pronto continuar sus estudios en su anterior centro escolar, y cumplir sus sueños.

«Estoy aquí por problemas que tuve en mi antigua escuela y en la comunidad, pero con la atención que recibo ahora me esfuerzo más por mejorar mi conducta.

«En los pase aprovecho para ayudar a mi mamá en los quehaceres de la casa, y trato de tener buenas relaciones con los vecinos.

«Agradezco a los profesores de esta escuela porque nos motivan a participar en todo tipo de actividades educativas, tienen mucha comprensión y nos enseñan».

Los Códigos de Familia y de la Niñez y la Juventud, el Decreto Ley 76/84 sobre la adopción y familias sustitutas, y el Decreto Ley 64/82 sobre el sistema de atención integral a menores con trastornos de conducta, contemplan la existencia de escuelas como esta en el país para la protección integral de estos grupos etarios.

Educación para todos

La familia, célula fundamental de la sociedad y rectora en la formación de los menores, también se nutre de atención y consejos para convivir con las características especiales de estos infantes.

Escuelas de Formación Integral, una oportunidad para el cambio«Enseñamos a la familia a través de las escuelas de educación familiar en cómo atender estas alteraciones del comportamiento en los niños, y realizamos dinámicas dirigidas a algunos elementos puntuales de la conducta y del manejo que la familia tiene sobre ellos», aseguró a Tiempo21 Rafael Reyes Labrada, psicoterapeuta de la institución.

Aunque en la escuela Alberto Arcos Luque, de Las Tunas, no existe en el noveno grado ningún estudiante que no haya superado sus problemas antes de terminar el curso, el grupo de trabajo preventivo que allí radica, le da seguimiento a los egresados durante los siguientes dos años.

El proceso de evaluación de la conducta que se desarrolla en los meses de enero y mayo de  cada año, es el momento en que se decide la permanencia o no de los estudiantes en dependencia de su evolución durante su estadía en la escuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s