REFLEXIONES DE UNA DEFINICIÓN HISTÓRICA


Por: MSc. Rafael Angel González Rodríguez

En medio de la lucha por el regreso del niño Elián González, el 1ro de mayo de 2000 en la Plaza de la Revolución José Martí, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz dio a conocer su definición del concepto de Revolución. Definición convertida, a partir de ese momento, en brújula de la labor patriótica de todo el pueblo y que resume en su esencia la historia pasada, presente y sobre todo futura de la nación cubana. Fidel Castro fue un estadista que hizo de su formación ideológica su plataforma y su fortaleza. Sin dudas, una medular definición, fruto de su larga experiencia como luchador, y síntesis perfecta de más de dos siglos de batallas contra el colonialismo español, primero; y contra el neocolonialismo de Estados Unidos después.

El texto de su definición debemos tenerlo presente, para aplicarlo diaria y creadoramente en nuestras instituciones, como guía de los revolucionarios cubanos y esencia del trabajo político-ideológico en los tiempos actuales. Y aunque los tiempos cambian, la definición de Fidel mantiene total vigencia, pues contiene los elementos que validan a la nuestra como una Revolución verdadera. Debemos guiarnos siempre por esos principios y actuar en consecuencia con ellos, cada cual desde el puesto asignado, dígase alumno o trabajador.

Fidel marca el futuro de la Humanidad, todos tienen que hablar de él, unos lo elogian, lo reconocen, otros lo atacan con saña o lo deforman. Los próximos siglos estarán colmados de Fidel, su vida y pensamiento serán ejemplo presente, guía para la acción. Para que esta tesis se cumpla, debemos perpetuar sus ideas, su obra y pensamiento en cada momento.

Fidel, su mayor pesadilla es, que el mundo deje de ser territorio para sus privilegios a costa de la miseria de las mayorías y se transforme en reino de la fraternidad y del amor, donde ya no existan relaciones de depredación entre los humanos, sino relaciones de cooperación. Ese fue el sueño de Fidel, por eso el odio. Ese rencor de los explotadores, visceral, genético, demencial, es la mayor garantía del cumplimiento del papel histórico de Fidel, siempre al lado de los humildes. Los ataques de la derecha externa, como son guiados por el odio y la conveniencia, muestran poco talento, sólo tienen el valor de ser una ventana al alma de los atacantes; los hay de todas las calañas, de todas las bajezas, tantos como tipos de alma se encuentran en “las aguas heladas del cálculo egoísta”. No perdamos tiempo revisando esas flechas, todos conocemos las sombras de la condición humana. Estudiemos los que tengan connotación política.

Fidel pasa a la inmortalidad, al corazón de lo más noble de la humanidad, allí donde no hay tiempo y sólo entran los grandes. Se fue, coherente hasta el último aliento. Unos celebran su muerte, ignoran que los grandes no mueren, que se elevan en la historia, que son inmortales. Otros lloran, sus lágrimas abonan las rutas de la redención. Y hay quien engaña, pretenden transformar el recuerdo en freno de la Revolución, en barniz del capitalismo. Otros luchan por concluir lo que Fidel y Chávez dejaron por hacer, siguen alertando y haciendo para salvar a la humanidad del destino del capitalismo, de la extinción de la vida.

No hay otro homenaje a Fidel que continuar su obra, velar, como él mismo nos dijera, por la pureza de su pensamiento, que es el de la Revolución, porque siga vivo, esto significa que sea guía de la acción. Fidel es Fidel porque es idea y práctica, romper con lo establecido, riesgo de cambiar, educación de la masa, guerra cultural.

Esta definición de Revolución es muy coherente, incluye 12 conceptos y 20 ideas básicas que constituyen armas, instrumentos y hasta las vías para que nuestra Revolución no se detenga.

Para que un buen concepto o precepto no se convierta en letra muerta, o mera reiteración formalista, es necesario penetrar en sus esencias y convertirlo en guía para la acción.

Revolución:

· es sentido del momento histórico;

· es cambiar todo lo que debe ser cambiado;

· es igualdad y libertad plenas;

· es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos;

· es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos;

· es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional;

· es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio;

· es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo;

· es luchar con audacia, inteligencia y realismo;

· es no mentir jamás ni violar principios éticos;

· es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas.

· es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.

En cada momento de la vida este concepto se debe tener en cuenta, logrando intencionadamente el trabajo con sus 20 ideas básicas. ¿Cómo trabajar con estas ideas básicas dadas por Fidel el 1ro de Mayo de 2000?

1. SENTIDO DEL MOMENTO HISTÓRICO

No es la primera vez que se usa a los pensadores revolucionarios para justificar no hacer la Revolución. Hasta “El Capital”, de Marx, se volteó, se desvirtuó hasta ponerlo al servicio de la contrarrevolución, de la socialdemocracia. Se decía, y aún se dice, que para hacer la Revolución es necesario elevar las fuerzas productivas hasta que entren en contradicción con las relaciones de producción y entonces estarán dadas las condiciones para el salto revolucionario. De aquí se deduce que elevar las fuerzas productivas es una acción revolucionaria que acerca el momento de la contradicción final, de esta manera se justifican alianzas con la burguesía. Se inventó algo que se llamó “liberación nacional”, que era, en pocas palabras, entregar el país a la burguesía nacional. Según este esquema no habría sido posible la Revolución soviética, la china, la cubana, todos aún estarían esperando que las fuerzas productivas se elevaran hasta chocar con las relaciones de producción.

Las Revoluciones, primero la soviética y luego todas las demás, desmintieron esta lectura sesgada de los clásicos. Gramsci lo resume muy bien cuando dice que la Revolución soviética fue una “La revolución contra El Capital” de Marx. El Che es más gráfico cuando escribe en su Diario de Bolivia, que el 26 de Julio fue una rebelión en contra de las oligarquías y de los dogmas revolucionarios. El dogma era la lectura, el uso reaccionario de los clásicos.

Para llegar a conclusiones consistentes es imprescindible valorar las circunstancias y realidades que están ocurriendo en la provincia, la localidad, en Cuba y en el mundo, los peligros y las oportunidades, lo que los hombres y mujeres sin excepción, piensan y hacen, desean o rechazan; eso es tener sentido del momento histórico.

Es común en el pensamiento socialdemócrata buscar, inventar, excusas para justificar no hacer la Revolución, en esto son fecundos. Dicen siempre el mismo argumento: “no hay condiciones”, “allá hicieron la Revolución pero eran otros tiempos”, “hay que elevar las fuerzas productivas con la burguesía”. Las frases anteriores son muy conocidas, parece que les dan un poco de sosiego para dormir tranquilos. Los que desmienten las anteriores teorías reaccionarias son considerados enemigos, son blanco de la ira de los renegados, se les dice de todo.

Entre nosotros se usa, con exuberancia, la definición de lo que es Revolución. En el momento que Fidel lo pronuncia da respuesta al sentido del momento histórico, por qué en ese momento y no en otro, con tanta claridad, con tanto mensaje, ahí está la interpretación.

De este concepto fidelista se toma la primera frase, “sentido del momento histórico”, y se da por descontado que no es el momento para avanzar, sino para pactar y accionar. Se abre así una discusión: ¿cuándo el momento histórico aconseja avanzar y cuándo dicta pactar? Fidel mismo nos da la respuesta, cuando afirma: “el deber de los revolucionarios es hacer la Revolución”. Pero además estas palabras las soporta con su vida, con su acción, con su obra milagrosa que es la Revolución cubana. ¿Cuáles de los analistas que hoy estudiamos diría que en aquella Cuba de 1953 era el “momento histórico” para hacer el Asalto al Cuartel Moncada, o que en 1956 era el “momento histórico” para el Granma, o para la Sierra Maestra?

Fidel nos enseña que “el momento histórico” no es algo fatal, que habría que esperar que aparezca con luces y pitos anunciando su llegada, no. “El momento histórico” es producto de la acción revolucionaria, se construye en la práctica, intentando, fracasando y volviendo a intentar; así se hacen las Revoluciones, al contrario, sentados esperando de la mano con la burguesía no se hará nunca Revolución. Se aplica aquí un principio consagrado en la Revolución cubana: crear condiciones revolucionarias desde la conciencia revolucionaria. La Revolución es ante todo un asunto de conciencia.

El tratamiento a esta primera definición no se puede hacer de manera abstracta, sino, vincularlo con el acontecer de cada fenómeno, hecho, acontecimiento, incluso en el momento que se le da tratamiento a esta primera definición.

La atención directa e intencionada a la nueva generación, dígase adolescentes y jóvenes, en estos tiempos resulta de mayor prioridad, a partir de que esta es la que sostendrá las riendas de la Revolución en un tiempo no muy lejano. El momento histórico que se vive lo exige y la formación con argumento del porqué una actuación con calidad, con una conducta adecuada y una manera de comportamiento acorde a la preparación para un futuro más certero, toda vez que los que hoy tienen de 15 a 20 años de edad, dentro de 15 años estarán al frente dirigiendo el municipio, provincia o país en una posición de dirección administrativa o política. Hacer en cada momento lo que cada momento exige y permite hacer.

2. CAMBIAR TODO LO QUE DEBE SER CAMBIADO

La frase “cambiar todo lo que debe ser cambiado” es parte del texto “Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución”, que se discutió en el VI y el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba.

Raúl Castro, en la clausura del IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas el 4 de Abril de 2010 planteó: “La batalla económica constituye hoy, más que nunca, la tarea principal y el centro ideológico de los cuadros, porque de ella depende la sostenibilidad y preservación de nuestro sistema social”.

Los eternos críticos de la Revolución cubana dirán que nada importante ocurrió porque no se abolieron los principios y metas de esa Revolución, sino que se estudiaron, discutieron y aprobaron las políticas que a juicio de los participantes contribuirán a alcanzarlos. En este evento partidista se dejó claro que el sistema económico que prevalecerá continuará basándose en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, donde deberá regir el principio de distribución socialista de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo.

Muchas personas siguen en el pasado aferradas por miedo al cambio, ¿miedo a qué?, nuestra Revolución es más fuerte que nunca, el contexto internacional es bien diferente, ya no somos una isla aislada, solita, formamos parte de un continente en erupción, con gobiernos progresistas, formamos parte de un bloque de países muy fuertes, el ALBA, pertenecemos al Grupo de Río, somos faro y guía de muchos pueblos y gobiernos del mundo, ejemplo de actitud solidaria y altruista; el capitalismo está en crisis y no es ya ejemplo para nadie.

Debemos partir del principio que lo único permanente es el cambio; cambio en primer lugar de la mentalidad que es lo más difícil de cambiar; cambiar para mejorar, aunque no siempre los cambios tienen desenlaces felices, pero la mejor manera de involucionar es el inmovilismo, el temor al cambio. No por gusto Fidel dijo, todo, es decir evitar quedarnos en cambios parciales o incompletos que al final queda en más de lo mismo. Al decir, debe, alerta que cambiar por cambiar, no es el propósito.

Dijo Raúl, “sin la conformación de un firme y sistemático rechazo social a las ilegalidades y diversas manifestaciones de corrupción, seguirán, no pocos, enriquecidos a costa del sudor de la mayoría, diseminando actitudes que atacan directamente a la esencia del socialismo”. También expresó “Estamos convencidos de que hay que romper dogmas y asumimos con firmeza y confianza la actualización de nuestro modelo económico”.

Para cambiar, hay que tener en cuenta la primer idea de este concepto de Revolución, tan necesario el momento para exigir más y mejor, cumplir con lo planificado, dar seguimiento a los que manipulan recursos, utilizar bien los métodos políticos para dirigir convenciendo a las personas del por qué un modo de actuar acorde al momento y lugar donde se manifiestan; en el alumnado utilizar bien los espacios de estudio, realizar buenos matutinos, utilización correcta del uniforme escolar, cambio de comportamiento, valores compartidos, etc.

Estos cambios tienen que ser más abarcadores y no solamente en las instituciones educativas, donde actúan sobre la base de un seguimiento de un claustro de trabajadores, sino también en cualquier lugar donde se actúe como un ente activo de la sociedad, en la familia y en aquellos lugares donde se administren recursos materiales y financieros del Estado. No dejar fisuras por donde penetren los más interesados en hacer daños o desvirtuar la atención a una conducta diferente.

Donde haya un dirigente deficiente habrá un colectivo imitándolo. De igual manera se manifiesta la corrupción. No se concibe que un cuadro desconozca la verdadera historia, no solamente la nuestra, sino la de los adversarios que a diario nos atacan mediante cualquier medio a su alcance. Cambiar el método analógico por el uso de la ciencia y la tecnología de la informática, pero consciente de lo que se hace en beneficio de todos.

Nunca evadir las reuniones con los subordinados y estar presto a responder con realismo cualquier asunto que se planteen en las asambleas, tanto sindicales como pioneriles. Utilizar los contactos con los adolescentes y jóvenes en función de encauzar al combate diario y su participación directa.

De igual forma salirle al paso a equivocados o confundidos, para esto hay que cambiar el modelo de preparación individual y colectiva. Ser el primero en llegar y el último en irse del centro que dirige, y actuar como tal las 24 horas del día. Unas veces trabajando y otras pensando y hasta soñando cómo darle solución a las cosas que quedaron pendientes. Eso se llama consagración y amor a lo que hacemos.

Los jóvenes, claro que no pueden ser como nosotros. Estaríamos negando la ley de la dialéctica, no habríamos avanzado. Ellos son diferentes, tienen sus particularidades, pero en la esencia, defienden esta Revolución porque saben el valor que tiene. Los jóvenes tienen que ir asumiendo roles cada vez más protagónicos en la dirección, sobre todo en las instituciones, municipios y provincias.

La preservación y sostenibilidad del socialismo en Cuba solo es posible con una economía que lo sustente y sea garante de nuestra soberanía. En ese contexto, con la acción consciente de todos nosotros, debe guiar a los estudiantes y trabajadores, garantizar la unidad y asumir el liderazgo que el pueblo ha depositado en Fidel y los líderes históricos de la Revolución. Resulta inaplazable un cambio en los métodos y estilos de trabajo, y no dejarse llevar por las urgencias y la improvisación. Esa labor requiere de una conciencia del momento histórico que se vive y de una constante y efectiva labor ideológica, en permanente intercambio con los estudiantes, la familia y la comunidad donde se encuentra la escuela, sobre la base del diagnóstico actualizado.

La transición irreversible hacia el socialismo solo ocurrirá si se perfecciona el poder político socialista, lo cual conlleva una amplia y sistemática participación de dirigentes, estudiantes y trabajadores, a partir del fortalecimiento de la institucionalidad y de un sistema más democrático, participativo y renovador.

La Revolución es una luz que nos alumbra el camino para ser mejores personas. Varias veces en los Medios de difusión masiva se ha visto y escuchado a Fidel diciendo qué significa cambiar todo lo que debe ser cambiado, y es verdad, porque nuestros abuelos y los primeros maestros que tuvimos, cuentan que antes no había los beneficios de hoy, los padres debían pagar la escuela y el médico de los niños, y era peligroso jugar fuera de la casa. Los cuarteles militares, donde se torturaban y asesinaban personas, se convirtieron en escuelas y se construyeron muchas que los niños no pagan, y todos los servicios en hospitales son gratis, y pueden jugar sin miedo en cualquier lugar.

Es bueno recordar que Revolución también significa estar orgulloso de haber nacido en Cuba, por la posibilidad de tener una Patria, sentirse libre y tener derechos respetados, gozar de todos los beneficios sociales, estudios para ser un día útil a esa Revolución que nos ha dado todo en un país sin violencia. Si antes esto no era posible para todos, y hoy sí, entonces el sacrificio de nuestros héroes y mártires no fue en vano.

Hacer reconocer a todos los que nos acompañan a nuestro alrededor lo que fue el terruño donde vive, estudia o trabaja y lo que es hoy, para defenderlo mejor. El agradecimiento a la Revolución, de poder estudiar, pasar a la universidad y ejercer una profesión. Siempre habrá qué comparar, y qué perfeccionar, incluso muchísimo más que revolucionar.

La conceptualización del modelo económico, está apoyado en el concepto de Revolución que parte de cambiar todo lo que debe ser cambiado y, lo primero, debe ser la mentalidad. No se trata de volver al capitalismo sino de una alternativa de país próspero que está planteada y defendida desde los Lineamientos de la Revolución y el Partido.

Planificar efectivamente, pensar, concebir y llevar a efecto nuevos proyectos y que desencadene en mejoría para el trabajador, para su calidad de vida y para el bienestar social son objetivos esenciales de esta etapa de la construcción socialista, de revisión, de conceptualización. El cambio es el proceso mediante el cual un determinado estado de las cosas se sucede a otro estado. No se puede aspirar a cambiar la mentalidad si no nos cuestionamos lo que sabemos y hacemos. Las nuevas situaciones no se pueden tratar como se han tratado siempre, porque seguirán iguales, hay que buscar nuevos conocimientos, nuevas estrategias según las aspiraciones para entonces poder obtener el cambio. Hay que tener nuevas miradas al conocimiento. Si se requiere del cambio hay que capacitar y superar al personal para las nuevas exigencias, hay que invertir en la superación continua.

Lo importante no puede ser impuesto por mandato, cuanto más complejo es el cambio, menos puede forzarse, hay que lograr que cada cual “quiera hacer” y no que “tenga que hacer”; el cambio es como un viaje en el que te vas encontrando obstáculos que debes vencer y puede haber modificaciones en las acciones previstas, no es un camino rígido a seguir, el cambio no es lineal, está lleno de incertidumbres y pasiones, y algunas veces llega a ser traumático. Los problemas son nuestros amigos, son inevitables y no es posible aprender sin ellos. No se puede tener miedo a los problemas, ellos nos ponen el nuevo reto. Hay que comprender primero la necesidad del cambio y encontrar las metas y los motivos que nos guíen. El éxito del colectivo está en la medida que cada cual sienta satisfacción por lo que hace, logra cumplir sus propias metas y se siente protagonista del proceso. Hay que buscar las mejores experiencias y adaptarlas a partir de la experiencia acumulada a la realidad de la institución, no copiarlas. La diversidad en la institución, desde las formas individuales de ser, hasta las formas de enfrentar los problemas, deben tenerse en cuenta en la búsqueda del cambio de la institución. Desarrollar la investigación.

Cambiar todo lo que debe ser cambiado sólo así se puede cumplir con las dimensiones reales de una educación con todos y para el bien de todos, en la Docencia, la investigación. Se debe desarrollar también la investigación en dirección; están obligados, sobre todo los cuadros más experimentados, a dejar plasmada a las nuevas generaciones toda la experiencia acumulada, resumir por escrito tantos años de ejercicio en la política educacional.

3. IGUALDAD Y LIBERTAD PLENAS

Solo una Revolución que se basa en ideas, en ideales, que ha sido consecuente con ellos, como la nuestra, puede sobrevivir a su fundador. La Revolución no se basa en ideas caudillistas, ni en culto a la personalidad. La participación de la sociedad civil socialista en el ejercicio de la democracia, el esparcimiento y uso del tiempo libre, es fruto de la igualdad y la libertad que disfrutamos, a cuya consolidación y continuidad tributa el modelo económico cubano, pues resume características esenciales del ideal de la sociedad socialista forjado por la Revolución, como también se definen las transformaciones principales a tono con el momento histórico.

Para ser consecuente con el pensamiento martiano “Ser culto es el único modo de ser libre”, todos los compañeros deben tener la posibilidad de estudiar, superarse y obtener un título universitario como fue siempre patrimonio exclusivo de los sectores que poseían más conocimientos y recursos económicos, pero además de ser líderes y liderados. Esto da la medida de la igualdad para todos y la libertad plena, para a través de la creatividad del proceso educativo, formar adecuadamente el profesional de la educación que necesita Cuba y el mundo.

Libertad e igualdad son en realidad la respuesta política que desde aquel momento damos al reto que nos plantea la diversidad, en forma de diferenciación y multiplicidad, como fenómeno cultural básico de nuestra condición humana. Mientras libertad es la categoría que quiere amparar el impulso diversificador, de singularización o autoconstrucción y por lo tanto de autonomía, igualdad quiere ser la garantía de que ninguna de las diferencias originarias o resultantes de este impulso sea fuente o excusa para la dominación, la segregación, la discriminación o la incapacitación. Igualdad entendida como que todos tengan las mismas oportunidades de desarrollarse; libertad como conciencia de la necesidad, como el valor más preciado de todo ser humano. Pero no igualdad ni libertad a media, sino plenas, es decir de manera profunda y consecuente.

La libertad sirve pues como criterio para delimitar los territorios del totalitarismo, donde la divergencia y la discrepancia se convierten en disidencia, de los del pluralismo social y político en el que se asume la necesidad de convivir en la diferencia. La igualdad actúa como línea de separación entre la derecha, que considera que sí hay diferencias definitivas y determinantes que justifican desigualdades y la izquierda que tiene por objetivo precisamente lo contrario, es decir evitar que ninguna diferencia llegue a implicar desigualdad.

En el socialismo se entiende que no puede haber realmente libertad sin igualdad porque ser libre es precisamente no tener que renunciar por razón de desigualdad a ninguna de las diferencias específicas que nos singularizan como individuos y porque ser iguales es lo que nos permite disponer efectivamente de las condiciones necesarias para construir nuestra libertad.

En la libertad todos tenemos el mismo derecho a ser libres, a determinar nuestras opciones individuales de vida; no hay libertad sin ley que la proteja y la distribuya, si los otros no son libres tampoco lo soy yo completamente, porque mi libertad puede estar dependiendo de la falta de libertad de otros. Por otro lado en la igualdad, nuestro origen nos hace a todos iguales en esencia, es decir libres. La igualdad se define a través de la ampliación progresiva de los derechos formales individuales. La explotación es la negación de la igualdad. Todos tenemos los mismos derechos, a la salud, educación, disfrute de un lugar de esparcimiento en la recreación. En el aula todos los docentes darán atención, sin distinción, a los estudiantes.

Todos los trabajadores deben tener la posibilidad de estudiar, superarse y obtener un título universitario como fue siempre patrimonio exclusivo de los sectores que poseían más conocimientos y recursos económicos. Esto da la medida de la igualdad para todos y la libertad plena para a través de la creatividad del proceso educativo, formar adecuadamente el profesional que necesita Cuba y el mundo.

4. SER TRATADO Y TRATAR A LOS DEMÁS COMO SERES HUMANOS

Para dirigir hay que tener sensibilidad humana, caracterizada por lo que se tiene conceptualizado de lo que significa una persona: aunque el concepto más común es el de “ser dotado de razón, consciente de sí mismo y poseedor de una identidad propia”, su significado puede tratarse desde diferentes perspectivas, incluso en estar consciente que somos biológicamente iguales, sentimos y emocionalmente nos sucede parecido cuando entre receptor y emisor existe una comunicación asertiva o no; de tal manera que al emitirse una orden, sea transmitida a través de los niveles jerárquicos correspondientes a fin de evitar conflictos, fugas de responsabilidad, debilitamiento de autoridad de los supervisores inmediatos, así como pérdidas de tiempo, cuando el dirigente le orienta una tarea a un subordinado y la comunicación para hacerlo no es eficiente, la tarea tarda más tiempo en cumplirse, ya que el subordinado al trasladarse hacia su oficina, lo primero que hace es ocupar un tiempo en meditar acerca de la forma inadecuada del dirigente superior y luego, después de varios minutos, a interiorizar y cumplir la tarea indicada. El defensor principal del éxito del trabajo político ideológico en un centro, es su director, este se convierte en el político principal de la institución.

Si cada uno de los cuadros logra transmitir el valor de una sonrisa, la importancia de hablar con los demás, de escuchar sus problemas, de interesarse del dolor ajeno, de ser atento y ocuparse de los asuntos que les competen, de estudiar cada caso con detenimiento, de superarse cada día con la exigencia de la vida misma, de saber qué hacer y porqué, eso ya es una gran victoria yes aprender a ser tratados y tratar a los demás como seres humanos.

Este es uno de los preceptos de mayor alcance, ya que es el ser humano el objeto y sujeto de cualquier obra que nos propongamos realizar. Es cierto que la complejidad de la naturaleza humana, su diversidad bio-psico-social, lleva en ocasiones a comportamientos impredecibles o incomprensibles.

5. EMANCIPARNOS POR NOSOTROS MISMOS Y CON NUESTROS PROPIOS ESFUERZOS

Desde que somos niños, tenemos sueños de ser grandes y de hacer cosas increíbles. Hacemos listas de cosas que queremos lograr antes de tener cierta edad y sueños que queremos cumplir antes de morir. Soñamos, por ejemplo, con escribir una novela que se haga famosa, con tener mucho dinero, con viajar por todo el mundo, correr una maratón, crear algo novedoso, etc. Pero luego, quedamos atrapados en el día a día, y al final no logramos hacer realidad ninguno de nuestros sueños. Un proyecto de vida es la dirección que una persona marca para su propia existencia. Sobre la base de sus valores, un hombre o mujer planea las acciones que tomará en su existencia con el objetivo de cumplir con sus deseos y metas. De esta forma, su proyecto de vida será como un programa a seguir para lograr sus anhelos.

El docente, para Paulo Freire, es aquella persona capaz de poner en acción los mecanismos de habilitación simbólica y subjetiva que afirmen la “existencia” del “otro”, fundado, precisamente, en la capacidad y en la obligación que tenemos de reconocer al “otro”, en tanto sujeto en contexto de aprendizaje. La emancipación se interpreta en todo su alcance libertario, independentista, como seres humanos y como nación. Pero la segunda parte es esencial, ya que sabemos que lo que nos regalan no tributa a la formación consciente ni a la solución duradera.

Un centro educacional debe tener una dirección que satisfaga la demanda del estudiantado, para llevar a que los docentes, frecuentemente, elaboren tareas que exijan del alumno un trabajo intelectual realizable; los maestros, a su vez, a diferencia de otros profesionales, suelen tener cierto conocimiento y control en relación con los proyectos de vida de sus estudiantes, que se concretan en planes futuros. Se ha subrayado la necesidad de que un trabajo del tipo intelectual pueda consolidarse como el más necesario para promover un proyecto educativo. Cuando esto no sucediera de esta manera, explicará, según nuestro modo de pensar, la perfecta reproducción de este mecanismo. Educar, necesariamente, tendrá que ver con señalar caminos de mutuo reconocimiento, de inclusión, de justicia, y de memoria.

Hablar, ser escuchado, opinar, proponer, participar, sentirse protagonista, exigir, reservarle su indelegable espacio a la espiritualidad, conformar la gran historia de cada pequeño asentamiento poblacional, han sido pilares sobre los cuales ya es visible el mejor semblante que empiezan a mostrar los valores de siempre, el enfrentamiento concreto a la indisciplina social del propio entorno, lo bien que se nutre la identidad, el liderazgo que ganan los mismos rostros elegidos ayer o renovados hoy en los territorios, es muestra de trabajo que con nuestros propios esfuerzos se han realizado en instituciones educacionales, con la convocatoria y participación de la familia y la comunidad. Por estas razones y muchas otras, es que las tareas se orientan y debe dejarse que el que la cumplirá la interiorice y la haga suya para que su cumplimiento esté acorde al nivel de razonamiento de cada individuo, buscando recursos y alternativas para el éxito en el objetivo propuesto. El esfuerzo se premia con los resultados que de él se desprende, con el actuar consciente e intencionado de cada persona, en una tarea o actividad que responde a un objetivo planificado.

Cuando Fidel habla de emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos, y de desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional, habla de independencia sin injerencia externa y de lucha contra lo que amenace la consumación de los propósitos más nobles que han inspirado a los cubanos desde el inicio de nuestras guerras redentoras, esté dentro o fuera de nuestras fronteras.

6. DESAFIAR PODEROSAS FUERZAS DOMINANTES DENTRO Y FUERA DEL ÁMBITO SOCIAL Y NACIONAL

El Moncada, el yate Granma, Cinco Palmas, el 1ro. de enero, la victoria en Girón, el heroísmo y los principios en la Crisis de Octubre, la resistencia tras la caída del campo socialista, el prestigio de Cuba en la salud, la educación, el deporte, el arte, su invulnerabilidad militar, su empeño en la actualización y la conceptualización del modelo económico y social pasan por el mismo prisma, ese que el 1ro. de enero del 2014 Raúl ratificó, 55 años después: “La Revolución sigue igual, sin compromisos con nadie en absoluto, solo con el pueblo”.

Aquel proyecto defendido en el juicio del Moncada, que continúa hoy, pese al mismo arrebato imperialista por impedirlo y aun con las insuficiencias y errores propios que causan nuestras insatisfacciones actuales, tenía y tiene al pueblo como favorecido, pero también como protagonista decisivo de las transformaciones. Este es un aspecto a reconocer y como fortaleza, trabajar sistemáticamente en lograr mantener y ascender en los resultados del trabajo cotidiano. No permitir justificaciones injustificables para no ejercer una tarea en el momento preciso de su acción. Trabajar con cultura del detalle, hacer las cosas bien, no esperar por indicaciones de los superiores cuando se conocen nuestros deberes, atribuciones y funciones, la misma pone al hombre en condiciones de encontrar el equilibrio justo entre la razón y el corazón, y a la ciencia con la naturaleza en la búsqueda de soluciones a las crecientes necesidades sociales. Por tanto contribuye a desarrollar el nivel de responsabilidad consciente en las relaciones del hombre con sus semejantes y con el medio natural.

Es muy importante la delimitación por lo que debemos luchar, tanto en el ámbito de la naturaleza, sin agredirla por supuesto, como en la vida en sociedad. Con un enfoque no solo nacional, ya que hoy en día es imposible evitar la globalización. Fidel asume la importancia de la ciencia y la tecnología para lidiar con esas poderosas fuerzas dominantes. En el sector de Educación importante es la relación trabajo metodológico, trabajo científico y la superación.

7. DEFENDER VALORES EN LOS QUE SE CREE AL PRECIO DE CUALQUIER SACRIFICIO

Se sobreentiende que se trata de valores éticos y morales. Es fuerte la expresión de al precio de cualquier sacrificio, pero se considera muy importante, ya que sabemos que algunos le ponen precio a propuestas indignas para vivir más cómodos, para evitar sacrificarse. Nuestro José Martí, el Che Guevara y muchos patriotas de nuestra historia son ejemplos cimeros de este precepto.

El maestro o dirigente, cualquiera que sea su categoría y especialidad, es el primero que tiene que vestir correctamente, debe dar las indicaciones con autoridad, pero sin faltar el respeto a los demás. Debe tratar de cumplir con el ejemplo y la conducta personal, con los postulados morales que están implícitos en la condición de un cuadro universitario cubano, de saber que nuestra ética es la del SOCIALISMO. Lo mismo que hizo Fidel siendo un adolescente, pero con un escenario diferente en el que hay mucho conquistado y por preservar; mucho también por conquistar en ese empeño de formar hombres como los que esbozaba el Che en sus escritos y discursos. Recordemos al propio Fidel cuando se preguntaba cómo queríamos que fueran nuestros hijos y se respondía: que sean como el Che. ¿Por qué los niños dicen “seremos como el Che”?, ¿qué cualidades se debe tener?, ¿cómo lograr que los pioneros, y también los trabajadores, sean como el Che?

En cada acto, matutino, clase u otra actividad que se desarrolla en la escuela se transmite a los niños, adolescentes y jóvenes, en definitiva a los estudiantes, los valores de Patria y Humanidad que están implícitos en la formación socialista, que en cada momento de esta batalla se defiende la Revolución y sin Revolución no hay Universidad, sin Revolución no hay escuelas, sin Revolución no hay presente ni futuro, y eso tiene que ser transmitido siempre a los estudiantes; este es y será un precepto de todos los trabajadores acerca de lo que significa tener sentido del momento histórico que nos ha tocado vivir.

A partir de la más profunda convicción de que se tiene la razón y se defiende lo más justo, lo más hermoso, lo más humano, discutir todo el tiempo que haya que discutir, explicar todas las veces que haya que explicar, enseñar, educar. No se puede hacer trabajo político en abstracto: hay que profundizar en los conocimientos, en las ideas, en lo que pasa aquí y en lo que pasa en el mundo.

8. MODESTIA, DESINTERES, ALTRUISMO, SOLIDARIDAD, HEROÍSMO

Estos valores humanos tienen especial significado. La modestia es sin discusión una importante virtud, pero ha de ser verdadera, no la muy abundante falsa modestia que esconde incapacidad y falta de voluntad para no dejarse vencer ante las dificultades. El desinterés es polisémico, la interpretación contextual indica que la persona no debe actuar para recibir atenciones sino para sentir la satisfacción del deber cumplido. Siempre es preferido evitar este término, ya que la actuación honesta no está reñida con el interés que le debemos poner a la tarea que acometamos. El altruismo excluye al concepto del interés malo; el altruismo lleva una fuerte carga de generosidad. La solidaridad es uno de los valores que más hemos practicado y que otros muchos han practicado con nosotros. El heroísmo como sinónimo de valentía, arrojo, osadía, en ocasiones resulta imprescindible para convertir lo imposible en posible; el heroísmo circunstancial es el más reconocido, pero el heroísmo de cada día es el que nos hará triunfadores.

Se debe ser sistemático en las acciones para lograr mejores resultados y a la vez perpetrar una actitud, un modo de actuar, sin ser convocado, sino que sea parte de una conducta diaria en el enfrentamiento a las tareas. Practicar la buena comunicación entre los coetáneos, lograr una comunicación asertiva con los padres, familias, entre dirigente y maestro o trabajador, trabajador y alumno, solo así lograremos buenas prácticas de comunicación entre alumno-alumno.

Mantener relaciones con el colectivo, ser abiertos a la crítica, adecuada exigencia consigo mismo y con los demás, amistad entre los dirigentes y su colectivo, sin privilegios, preocupación por lo que se hace en bien de la colectividad; esto ayuda a mantener la lucha cotidiana para hacer realidad los objetivos de formar profesionales humanos y responsables, con la aplicación de métodos socialistas de manera audaz e inteligente.

Ser francos, ser valientes, ser veraces, ser modestos, desinteresados, altruistas y solidarios, mantener relaciones con el colectivo, ser abiertos a la crítica, adecuada exigencia consigo mismo y con los demás, amistad entre los dirigentes y su colectivo, sin privilegios, preocupación por lo que se hace en bien de la colectividad; esto ayuda a mantener la lucha cotidiana para hacer realidad los objetivos de formar profesionales humanos y responsables, con la aplicación de métodos socialistas de manera audaz e inteligente.

La Solidaridad es uno de los valores humanos más importantes y esenciales de todos, la solidaridad es lo que hace una persona cuando otro necesita de su ayuda, la solidaridad es la colaboración que alguien puede brindar para que se pueda terminar una tarea en especial, es ese sentimiento que se siente y da ganas de ayudar a los demás sin intención de recibir algo a cambio. La solidaridad es una condición del ser humano que complementa las actitudes sociales de un individuo, de forma que cuando una persona es solidaria con los demás, mantiene una naturaleza social en el entorno en el que se desarrolla personalmente. La solidaridad conduce al desarrollo sustentable de los pueblos, por eso, es fundamental que sea empleada en pro de los beneficios que puede ofrecer a una determinada causa. Será importante aplicar una solidaridad consciente cuando alguno de nuestros seres queridos, ya sean amigos o familiares, o compañero de trabajo tengan algún problema en el que nuestra ayuda o compañía sean un aporte para mejorar en cierto modo la situación.

El heroísmo es el método, la regla, la marcha, la manera propia de pensar, de sentir, de obrar que tienen los héroes. La heroicidad es la cualidad, la virtud, el carácter propio de héroe, es decir, la grandeza de alma, la generosidad, la sublimidad que inspiran los altos pensamientos; produce los bellos sentimientos, ejecuta acciones superiores dignas de admiración y de respeto.

La idea que tenemos del heroísmo, la completa la heroicidad. Lo que el heroísmo enseña, aconseja, exige, la heroicidad lo ejecuta. El heroísmo es la medida general de la heroicidad personal. El heroísmo señala el grado de grandeza de alma hasta el que se elevan los héroes; la heroicidad es precisamente esta grandeza del alma, que constituye al héroe, y que este pone en acción.

La modestia en un docente se manifiesta en actuar desinteresado sin dar muestra de superioridad en ningún sentido, porque somos iguales, la superioridad no lo da el dinero ni el vestir por encima de la elegancia, sino la imagen que desprende en cada momento, en matutinos, clases, dirigiendo un consejo técnico, consejo de dirección, una actividad docente o extra docente. Hay quienes son tan pobres que solo lo que tienen es dinero. Ello habla de cualidades personales que pocas veces se combinan en un mismo ser.

9. LUCHAR CON AUDACIA, INTELIGENCIA Y REALISMO

La lucha es inherente a las aspiraciones de todo ser humano; al complementarla con el cómo, Fidel utiliza tres palabras que no se deben separar. La audacia sin realismo suele conducir al optimismo presumido; sin inteligencia los problemas son resueltos en apariencia, la inteligencia natural y cultivada es garantía de progreso y de crecimiento humano.

Quizás lo más útil de los modestos esfuerzos en la lucha por un mundo mejor será demostrar cuánto se puede hacer con tan poco, si todos los recursos humanos y materiales de la sociedad se ponen al servicio del pueblo.

Cuando eres audaz, tienes la confianza en tu interior de hacer cosas nuevas y saber que saldrá bien. La audacia, te da el poder para caminar senderos nuevos, para hacer cosas distintas y para probar lo que verdaderamente te sirve, quieres hacer y te hace feliz. Una persona audaz es la que enfrenta las situaciones que tiene en frente, la que no siente miedo de experimentar y descubrir desastres o maravillas. Para que se pueda aplicar el adjetivo inteligente a un sistema, este debe poseer varias características, tales como la capacidad de razonar, planear, resolver problemas, pensar de manera abstracta, comprender ideas y lenguajes, y aprender. Todo lo anterior con un enfoque realista de las cosas y el momento donde se crea y se combate, cualidades y valores siempre reconocidos en el ser humano.

10. NO MENTIR JAMÁS NI VIOLAR PRINCIPIOS ÉTICOS

Otro de los preceptos fuertes, de elevada carga real y axiológica. Jamás, palabra muy exigente, Fidel no fue diseñado para ocultarle la verdad al pueblo; fue consecuente con su comportamiento de siempre. Para que este precepto surta buenos resultados, es necesario tener bien identificado qué es un principio ético y qué no lo es. No admite discusión que la violación de principios éticos, verdaderamente compartidos, inician una decadencia humana muy dañina. Con la verdad se logra más de lo que pensamos y soñamos, decir siempre la verdad es una virtud y una condición que inspira respeto y sabiduría.

Las ideas justas son invencibles y Martí dijo de ellas: “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”; y “una causa justa desde el fondo de una cueva puede más que un ejército”, pero para esto es necesario no mentir jamás ni violar principios éticos. Se debe lograr que la verdad sea la única arma sin importar los riesgos, exigir la práctica y el código de ética, tener claridad que no siempre tenemos la verdad, que hay que buscarla con nuevos métodos y estilos y con la investigación.

Esta definición es una exhortación a desterrar la mentira como recurso, por noble que sea el fin. Y una suerte de reafirmación de aquella idea martiana que solía repetir: “Un principio justo desde el fondo de una cueva puede más que un ejército”, en alusión al poderío que acompaña los ideales más preclaros.

11. ES CONVICCIÓN PROFUNDA DE QUE NO EXISTE FUERZA EN EL MUNDO CAPAZ DE APLASTAR LA FUERZA DE LA VERDAD Y LAS IDEAS.

Con la verdad se trata en efecto de poder decir lo que se piensa, sin deber temer por eso, sin deber acostumbrarse a callar. Se considera la verdad como un valor ético, pues da sentido al respeto ante los demás hombres, constituye uno de los pilares básicos sobre los que se asienta la conciencia moral de la comunidad y abarca todos los ámbitos de la vida humana.

La idea es siempre una condensación de experiencias reales, y carece de valor y significación cuando se forma fuera de las situaciones, actividades y experiencias que le sirven de base.

Un precepto profundamente martiano. “Una idea justa desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército”. “La palabra es para decir la verdad, no para encubrirla”. Hoy más que antes cobra importancia este precepto fidelista, en que la batalla de ideas no se puede relegar a un segundo plano respecto a la batalla económica; han de marchar juntas y en total concordancia. Ser independientes y estar unidos. Lo que hemos venido haciendo desde hace muchos años como algo esencial: abrirnos al mundo para compartir lo mejor de nuestras conquistas.

12. ES UNIDAD, ES INDEPENDENCIA, ES LUCHAR POR NUESTROS SUEÑOS DE JUSTICIA PARA CUBA Y PARA EL MUNDO, QUE ES LA BASE DE NUESTRO PATRIOTISMO, NUESTRO SOCIALISMO Y NUESTRO INTERNACIONALISMO.

Eusebio Leal, en el 2010 escribió: “Cuando releí esas palabras vi que muchos se detienen en el concepto de que hay que cambiar todo lo que sea necesario cambiar, pero hay una que es un poco más críptica y misteriosa: “había que enfrentar poderosas fuerzas externas e internas”. ¿Cuáles eran las internas? Los que están con la cabeza, pero no con el corazón. Una vez se le preguntó a Raúl Roa: “¿qué quiere decir usted, doctor, cuando habla “estar concorde”? y la respuesta fue, estar concorde quiere decir “estar con el corazón”. Viene del latín corde, y quiere decir concorde, quiere decir fraternidad. Pero también quiere decir compromiso.

Este párrafo final resume y resalta aspectos trascendentales de ayer, de hoy y de mañana. Vuelve a una esencia martiana. “Patria es humanidad”. Unidad que se interpreta con el enfoque de Raúl, que combate la falsa unanimidad, esa que carcome la unidad y la torna vulnerable. La unidad como principio básico de nuestro Partido se convierte en orden del día.

La línea roja de la continuidad histórica es la eticidad revolucionaria: la de Céspedes, Agramonte, Ma­ceo, Martí, Mella, el Che, Raúl y Fidel. Pero la victoria de esa eticidad, solo fue y será posible desde la unidad esencial. Solo Martí y Fidel la consiguieron, pero el primero murió sin alcanzar la victoria. Nadie pudo obtenerla en la historia de Cuba hasta 1959. Se frustró en 1878 por divisiones internas, regionalismos, caudillismos, intereses de clase; en 1898 por la intervención del imperialismo estadounidense y en 1933 por la ausencia de una fuerza rectora capaz de encauzar la voluntad popular. La unidad de los cubanos, sus más altos ideales, encarnan hoy en el Partido de la Revolución. “Te lo prometió Martí y Fidel te lo cumplió”, escribió el poeta. “Yo soy Fidel” es una clara advertencia: na­die nos arrebatará esta victoria.

So­mos Fidel, porque entregaremos to­das las energías a construir un socialismo eficiente, próspero, más solidario, justo, soberano, democrático y sostenible.

Conclusiones

Como se puede inferir, no se trata de un análisis exhaustivo, ni catedrático de tan abarcador y profundo concepto; la intención ha sido la motivación a la interpretación para que estos pensamientos no sean letra muerta, y se conviertan en guía para la acción consciente, creativa y tenaz de todos los trabajadores de Educación y todos los cubanos, todos los días.

El mejor homenaje que le podemos rendir a Fidel es cumpliendo, de la mejor manera posible, las tareas que a cada cual nos corresponden en lo adelante, como revolucionarios y ciudadanos honestos, para dar cabal cumplimiento al concepto de Revolución que firmamos en juramento y que responde a todos lo que debemos hacer y hacemos, pero siempre tener presente su calidad, cómo irradia lo que hacemos en los que están a nuestro alrededor, siempre logrando el ejemplo como carta de identidad personal.

Resulta suficiente como para pensar en la manera de hacer cumplir sus postulados. No aferrarse a los dogmas porque sí, sino ubicar cada cosa en el contexto y respetar a todos por igual y saberlos y sentirlos libres de hacer y de decir, sin que ello signifique propinar la puñalada a la Revolución que nos legaron muchos, con Fidel como paradigma.

Fidel Castro ya no está físicamente, pero queda su obra. “Juramos defender la patria y el socialismo”, con el apoyo de la “convicción patriótica, disciplina y madurez” del pueblo cubano y con el “juramento de fidelidad al concepto de revolución”, General de Ejército Raúl Castro Ruz

Anuncios

Acerca de MSc. Francisco Acosta

Soy un Revolucionario cubano que se ha empeñado en difundir por el mundo todo lo que acontece en el ámbito educativo de nuestra provincia y de cuba. Enaltecer la labor del maestro a través de las redes sociales es un sueño y este blog lo hará realidad.

Publicado el 23 enero, 2017 en Fidel y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Muy, muy interesante este artículo, ojalá tuviera ahora el tiempo sificiente para escribir sobre la impresión que me causó.

    Me gusta

  2. Si amigo muy interesante este artículo, te sugiero que lo trabajes en clases, muy bueno

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Opinión tunera

Grupo de activistas de opinión de la Universidad de Las Tunas.

Educación 2.0

Contenidos, apuntes, actividades del curso La Web 2.0

Catálogo Maestro

La web de los educadores puertopadrenses

La Bayamesa

Mambisa y Rebelde, heredera de la MUJER BAYAMESA que marcó la historia de Cuba

La página de Moralito

Just another WordPress.com weblog

TV Mundus

EDICIÓN DE EMERGENCIA | Director: Daniel do Campo Spada

comiensa. "Algunas cosas hay que provocarlas"

Reflexiones y andares en torno la psicología social, el desarrollo social y el trabajo comunitario

Nuestra Media Luna

Un espacio para conocer por dentro a Media Luna

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

kaToCreations

Portafolio de creaciones

El Sureño

REALIDAD CUBANA EN AUDIOS Y FOTOS DESDE CIENFUEGOS, AL CENTRO - SUR DE LA ISLA

Cooperación Internacional para el Desarrollo

Del pueblo, para el pueblo y por el pueblo

enero11

Literatura para romper el tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: