Un día para todos los asaltos


Santiago Arde

Por Osviel Castro Medel*

esta siiiiEl 26 debe verse como una marca para mirar en dos dimensiones: al pasado y al futuro, como una luz para quitarnos lunares y seguir edificando una patria más plena

No deberíamos nunca celebrar las fechas sin un análisis consciente de su significado. Es decir, sin evaluar cuánto pesan o no en nuestra vida.

A veces, por ejemplo, festejamos un cumpleaños como un rito y la montaña de la celebración nos hace pasar por alto el valor del onomástico, su simbolismo para el pasado y el porvenir. En otras palabras, puede que la esencia de ese día se nos esfume.

Estos razonamientos nacen espoleados ahora por la llegada de otro 26 de Julio, fecha cumbre de la nación.

Pienso que debemos profundizar más en la equivalencia de las frases derivadas de la conmemoración. Aquel «Siempre es 26», acuñado con tino hace mucho, debe ser en todo…

Ver la entrada original 1.399 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s