#CubavsÉbola: Las mujeres de Camilo


Escrito por Zoila Pérez Navarro

Bianca tenía 35 semanas de embarazo cuando su esposo Camilo Puga Madruga recibió la llamada. Del otro lado de la línea alguien le preguntó si estaba dispuesto a partir hacia África Occidental para combatir el virus del Ébola. La respuesta fue un contundente SÍ. Su “otra mitad” lo necesitaba aquí, pero como ella reconoce, “aquellos pueblos requieren mucho más de su presencia”.

Hace cerca de dos meses ve en ese continente los amaneceres, muy lejos de su amada Bianca, de Camilita, su nena de dos años y de Carolina, una bebita a la que también ama infinitamente aunque solo la ha visto en fotos.

“Pensar en él me dio muchas fuerzas en el momento del parto. Siento su ausencia, pero cada llamada me reconforta y a él le transmito siempre mi apoyo. Pienso mucho en el momento en que llegue aquí y conozca a este pedacito de gente que tanto esperamos”, confiesa Bianca y sus ojos se encharcan nostálgicos. No reprocha la decisión, lo suyo es puro orgullo de mujer enamorada y solo pide salud para su pequeña y dichosa familia.

Camilo nació con nombre de héroe de pueblo. Vive para honrarlo y lo ha hecho aquí con su bata blanca, también en Venezuela, donde cumplió misión hace cuatro años y ahora en Sierra Leona, sitio que es testigo como ningún otro de la valentía y el compromiso que habitan en su corazón. Sabe que para preservar la vida humana vale la pena todo esfuerzo, todo sacrificio, porque la suya es una hazaña que también libra en nombre de sus tres mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s